The deadline: Capítulo 22 y 23

Es el último blog que escribo sobre esta novela.

En teoría, esta pequeña historia explicaría distintos elementos necesarios para ser un buen administrador de proyectos.

Sin embargo, a lo largo de la lectura me ha dejado con más que solo eso. La idea oculta aqui es, que para ser mejores administradores, es necesario ser mejores gerentes, mejores líderes. Ya que, de forma implícita, el administrar los recursos de una empresa o un proyecto, implica administrar el elemento más valioso que poseen: El capital humano.

En una organización, lo que hace posible el éxito, es el capital humano.
Src: Giphy

El trabajo se puede cuantificar, medir e incluso analizar. El dinero se puede ahorrar, gastar o invertir.
Pero el capital humano es un recurso que, es invaluable y los daños a este, son incalculables, así como difíciles de reparar.

Al trabajador, que forma parte de la institución, en su labor creativa, es necesario darle ese reconocimiento, haciéndolo parte de los triunfos de la empresa.

Cuando escuché que, algunas personas recibían acciones de la empresa como parte de su contrato, no comprendía del todo porqué las empresas tomaban tal acción. Ahora, puedo entender que, al ofrecerles stock y volverlos dueños parciales de la institución, su sentido de responsabilidad por el crecimiento y desarrollo de la empresa se hace latente.

El crecimiento del empleado significa el crecimiento de la empresa. El crecimiento de la empresa significa el enriquecimiento del empleado. Src. Giphy

El desarrollo de la empresa se vuelve tarea de todos y es una tarea aceptada, pues todos toman parte de ella.

Las empresas deben ser prósperas, preocupándose por sus empleados, acorde a la novela. Yo podría atreverme a complementar esta idea, con que, una empresa y todos sus empleados, deberían preocuparse unos de los otros, para el crecimiento común.

El concepto base en el cual se fundamenta cualquier organización, es la sinergia. Por ende, si no buscamos el bien común como el bien de los otros, a través del bien personal, sería complicado trascender.

Luego de la lectura de esta novela, me queda una idea atascada en mi mente. Debemos invertir tiempo y esfuerzo en perfeccionar nuestras habilidades sociales, para ser capaces de ser mediadores con los otros, un bálsamo, una válvula de escape o al menos, no una carga más para los demás, porque en este mundo loco, dinámico y estresante, ya tenemos suficiente con la vida cotidiana.

Alguna vez escuché, que alguien me decía: El trabajo siempre va tener algo de que nos podamos quejar.

¿Porqué no, comenzamos a decir, que el trabajo, siempre tendrá una oportunidad donde puedo ser mejor?

El futuro es prometedor, porque aún existe la esperanza de poder mejorar como seres humanos.
Aún falta mucho por recorrer.
Src. Giphy.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: