Capítulo 15: The deadline

Hola a tots!

Jo estoy aprentet a parlar una mica de Catalán, aquestas palauras solo només son para practicar un poc. #Quarantena

Cada que leo un capítulo de este libro, recuerdo un episodio de mi vida. Y cada que veo un episodio de mi vida, lo relaciono con algún episodio de alguna serie de televisión. Para mí, la terapia ha sido conectar valores o recursos psicológicos con escenas de películas o series.

Pero estoy divagando.

La lectura de esta semana, me ha removido muchos sentimientos y ha desempolvado muchas historias en las que he tenido interacción con temas tan delicados como el burnout, la presión sobre nosotros mismos y el rendimiento.

Relatos aleatorios sobre rendimiento.

En la preparatoria, realicé un experimento, de carácter un poco cínico, con tal de conocerme mejor.

En algunos semestres, me asigné a mi mismo metas muy altas en distintas áreas de mi desarrollo ( Olimpiadas, escuela y demás actividades que pudiera tener). Otros semestres, los planetas se alineaban para que se redujera mi carga horaria y actividades. Finalmente, había semestres en los cuales decidía, sin importar cuanta carga horaria tuviera, no enfocarme mucho en mi desempeño, despreocupándome por mis resultados.

Mi vida estudiantil en una foto. Src: Giphy

Durante este experimento, medía el desempeño que tenía, ( de forma más o menos inexacta ) con mi promedio, resultados en competencias, terminación de proyectos etc.

En ese entonces obtuve resultados fascinantes:
Cada semestre obtenía de forma más o menos constante, el mismo promedio.

No importara cuanto me esforzara o estresara, bajo la hipótesis de que me mantuviera trabajando, siempre obtenía más o menos los mismos resultados en cuestión de desempeño.

Sin embargo, en cuestión anímica . . .

Los semestres llenos de estrés, dormía poco, estaba ansioso y posiblemente eso me llevó a mi año sabático obligado. Los semestres más relajados los recuerdo de forma más placentera.

Por otro lado, también aprendí que, sin importar cuanta carga horaria o actividades tuviera, era muy probable que realizara casi todo, sin importar el caso. Siempre habría algo más que hacer.

Este último resultado es un poco peligroso, porque, me hace darme cuenta que, lejos de decir que no a la sobrecarga de obligaciones, tan solo me encojo de hombros y sigo adelante . . .

hasta caer en depresión o en una crisis hipertensiva. True story.

El libro, al definir a los programadores como seres cínicos . . . No sé los demás, pero me sentí totalmente identificado. Por lo tanto, creo que, este blog debe ser una llamada de atención, para todos aquellos cínicos que andan por ahí, a punto de explotar, a causa de la presión.

Burnout, horas extras y ese tipo de locuras.

Creo que debería ser prioridad de todo profesional y de todo aquel que tenga a cargo personas, estar al pendiente del bienestar de su propio ser así como el de los demás.

El burnout no esta chido, hay que cuidarnos. Src: Giphy

Para estar al tanto del estado de nuestros colegas y nosotros mismos, es fundamental que conozcamos los síntomas que acompañan a este fenómeno:

Según MindTools, los síntomas específicos del agotamiento incluyen:

  • Tener una actitud negativa y crítica en el trabajo.
  • Temer ir al trabajo y querer irse una vez que esté allí.
  • Tener poca energía y poco interés en el trabajo.
  • Tener problemas para dormir
  • Estar ausente del trabajo mucho.
  • Tener sentimientos de vacío.
  • Experimentar dolencias físicas como dolores de cabeza, enfermedades o dolor de espalda.
  • Estar irritado fácilmente por los miembros del equipo o los clientes.
  • Tener pensamientos de que su trabajo no tiene significado o no hace la diferencia.
  • Alejándose emocionalmente de sus colegas o clientes.
  • Sentir que su trabajo y contribución no se reconocen.
  • Culpar a otros por tus errores.
  • Estás pensando en dejar el trabajo o cambiar de roles.

Es importante que, nos mantengamos observando a los que nos rodean y a nosotros mismos, para observar las señales que se presenten.

Como el personaje B. Binda indicaba, una probable antesala del burnout es trabajar horas extras.

En lo personal, me he dado cuenta que, pensar que tengo que trabajar horas extras implica pensar que tengo más tiempo para hacer las cosas. En general, una tarea que originalmente hago en 2 horas podría hacerla en todo un día si llego a creer que tengo más tiempo para hacerla, porque voy a trabajar extra.

Es importante que, como administradores, regulemos la cantidad de trabajo adecuada para los empleados bajo nuestro cargo, para evitar el exceso de trabajo en horas extras de nuestros allegados. El trabajo por horas extras es grave. No solo le cuesta a la empresa, sino el bienestar de los empleados.

Burnout en cuarentena

Para ser sincero, este blog estaba pensado en ser más largo, hablando a detalle y de forma académica sobre el burnout y las horas extras de trabajo, como evitarlo, que dicen los expertos, bla bla bla . . . Irónicamente, estoy bastante cansado y harto de todo esto.

La realidad sobrepasa la ficción.

La mayoría de alumnos ( y profesores!) se encuentran actualmente en una situación crítica.

Al tener que trabajar en casa, nos enfrentamos a retos nuevos y de naturaleza estresante: No poseer un lugar de trabajo en el hogar, constantemente compartir espacios con tu familia y la transformación de estos espacios a una naturaleza mixta, las dificultades físicas y tecnológicas que implica trabajar desde casa ( las veces que se ha ido la luz durante esta cuarentena, es impresionante, no solo en mi caso, también para algunos profesores), la difícil administración del tiempo, pues estar en casa implica tener que estar más al tanto de tareas que generalmente no nos atañen en horas de trabajo, todas estas situaciones a las que nos enfrentamos nos pueden orillar al Burnout.

Muchos estamos así, en plena cuarentena. #Stay(Mindly)Safe Src. Giphy

Muchos de los compañeros con los que he platicado estos días, lamentablemente, sienten ese hartazgo por las actividades académicas.

En lo personal, considero que podemos realizar una serie de actividades para mantener la fuerza anímica:

  • Procrastinar a la inversa: Haz, haz, haz. Mientras tengas un huequito libre ( que no sea específico para tiempo libre) adelanta un poco de trabajo. A fin de cuentas, estamos ahorrando varias horas a la semana de traslados.
  • Mantener la rutina: Esto es importante. El no mantener la rutina, deslizándonos en ese espiral de conformismo, vestir pijama para todas las juntas y no salir de la cama, lejos de ayudarnos a descansar nos puede llevar a un estado depresivo.
  • Hacer ejercicio ( que sea divertido): Aumenta endorfinas y nos ayuda a mantenernos sanos!
  • Hacer algo que no estemos acostumbrados, que sea nuevo y nos apasione. No es casualidad que este tiempo lo estoy aprovechando para aprender Catalán ( y retomar el Chino, pero esa es otra historia). Hacer esas cosas que siempre me desee, me hace sentir muy satisfecho.
  • Tomar constantes descansos. Bailar, aerobics o cantar es muy útil para distraerse. La vista se cansa.
  • Toma un tiempo para compartir con tus amigos: Jugar juegos en linea, mientras contamos chistes a través de Zoom es la mera onda. Es una forma distinta de conectar. Últimamente he valorado mucho las distintas formas de conectar con los demás. Es necesario.
  • (Edit) Respeta tu tiempo de descanso. Cuan importante es, darle el tiempo necesario al trabajo, así como al tiempo de descanso!

Seamos pacientes y flexibles, con nosotros mismos y con los demás. Porque esta cuarentena no nos va a quebrar.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: